El Palazzo Pitti

En otro tiempo el Palazzo Pitti, hoy célebre museo fue la residencia de los gran-duques de Toscana y del rey de Italia. El gran complejo aúna galerías y museos donde se exhiben importantes colecciones de pinturas, esculturas, objetos y piezas de arte de todo tipo. Sede de los no menos célebres Jardines de Boboli, tras el paseo cultural, los espacios verdes de los jardines italianos invitan al reposo y la reflexión.

Fachada monumental del Palazzo Pitti
Fachada monumental del Palazzo Pitti. Foto ©María Calvo.

Situado en el Oltrarno, es decir, al otro lado del Arno, cruzando el Ponte Vecchio, el gran edificio se inició en 1458, cuando la familia Pitti, otra de las grandes familias florentinas, que pugnaba con los Medici por hacer gala de su poder económico comenzó las obras en los huertos de la parte posterior de la Iglesia de Santa Felicita . Según proyecto de Filippo Brunelleschi ejecutado por Luca Fancelli, el comerciante Luca Pitti emprendió una empresa que tuvo que abandonar por el costoso precio.

Un siglo después, la esposa de Cosme I de Medici, Leonor de Toledo lo adquirió, asignando a Bartolomeo Ammannati la finalización de su construcción. El Palazzo Pitti se antojaba como una residencia más adecuada para los Medici, que consideraban reducido el Palazzo Vecchio. Para conectar ambos, Cosme I encargó a su architecto, Giorgio Vasari, la realización de un proyecto que conectase ambas residencias. Así nació el conocido como Corredor Vasariano, que permitía a la realeza moverse sin problemas, ocultos a las miradas.

Durante los siglos que los Medici lo poseyeron fueron recopilando grandes obras fruto de su labor de mecenas de importantes artistas del Renacimiento italiano. En 1743 los fondos fueron entregados a la custodia de la ciudad cuando la última heredera de la dinastía, Anna Maria Luisa de Medici los cedió. A este conjunto de obras se sumó la colección de Vittoria della Rovere, la última duquesa de los Urbino, que incluía pinturas de Rafael y Tiziano.

Tras los Medici el Palacio pasó a manos de los Lorena que añadieron las alas laterales del Palazzo, Napoléon que hará del palacio su cuartel militar; y posteriormente los Savoia, que llegarían a reinar en Italia.

Visita al Palacio Pitti

Siendo un edificio de corte residencial, el Palazzo Pitti rompe con la estructura defensiva que tenían las antiguas fortalezas, con su torre, al estilo del Palazzo Vecchio. Las nuevas formas renacentistas se impondrán con el ejemplo del Palazzo Pitti como formato que predominará a partir de ahora. Un exponente claro es el patio interior que Ammannati dibuja con su estilo manierista.

Visita al Palacio Pitti
Visita al Palacio Pitti. Foto ©María Calvo

Además de los apartamentos reales podemos elegir entre los numerosos museos que encontramos dentro del complejo del Palazzo Pitti, como la Galeria Palatina, la Galeria de arte Moderna, los jardones de Boboli, la Galeria del Vestido, el Museo degli Argenti (de la plata), o el Museo de la Porcelana.

Hay que tener presente que la suma de obras maestras y piezas expuestas es tan amplia que deberemos extender la visita a más de un día, o en todo caso elegir entre todas las posibilidades. Por otro lado también es recomendable optar por una visita guiada para apreciar con mayor conocimiento la historia y las obras que alberga.

El museo abrió sus puertas por primera vez en 1833, exponiendo obras de Rafael, Andrea del Sarto, Tiziano, Caravaggio, Rubens y Van Dyck.

Como curiosidades podemos admirar el descomunal tamaño de las ventanas, cuya explicación se debe al deseo de los Pitti, que deseaban que fuesen más grandes que la puerta del palacio Medici-Riccardi. Otro es el anfiteatro de los jardines Boboli, donde se celebraron las primeras óperas de la historia, y que se construyó aprovechando el hueco que se formó con la extracción de piedra que se utilizó para levantar el propio Palazzo.

La Galería Palatina y los apartamentos reales

Se trata de uno de los mayores atractivos que posee el Palazzo Pitti ya que primero los Medici y luego la dinastía Lorena, fueron añadiendo a su colección privada algunos de los cuadros más relevantes del Renacimiento y del Barroco. En 28 salas con nombre de deidades, decoradas con frescos relativos a cada uno de esos dioses, recorreremos la sucesión de cuadros, que a diferencia del Palazzo Vecchio no están ordenados ni por orden cronológico ni por estilo o corriente; si no que simplemente conservan el orden de la fecha en la que fueron colocados. Algunas de las más destacadas son la sala de Venus, la de Apolo, la Júpiter y Saturno; con obras de Tiziano, Van Dyck, Rubens y Rafael, respectivamente.

La visita continua por las estancias reales, los Appartamenti Reali, donde primero los Medici, después los Lorena y finalmente el Rey de Italia -durante el breve tiempo que Florencia fue capital de Italia-, tenían su residencia.

Lujosas estancias de los apartamentos reales del Palazzo Pitti
Lujosas estancias de los apartamentos reales del Palazzo Pitti

El Museo degli Argenti

El Museo de la plata guarda las piezas de orfebrería fabricadas por los afamados talleres florentinos para los Medici. Sin embargo, no sólo podemos ver plata, ya que hay salas a piezas de ebano, mármol, piedra y cristal; muchas llegadas desde otras partes de Europa. Se accede por el Patio Ammannati.

Galería del Costume

Para los amantes de la costura y los trajes de época, el museo del vestido que encontraremos en la  Palazzina della Meridiana, -la entrada de la fachada del Palacio Pitti- es una buena oportunidad para conocer la ropa y la historia de la moda que estuvo vigente entre el siglo XIV y el siglo XIX. Con más de 6000 vestidos y accesorios, las exposiciones cambian constantemente para mostrar el vasto fondo de armario de los Medici.

El cuadro de Rafael "Madonna della Seggiola", salle de Saturno en la Galería Palatina
El cuadro de Rafael “Madonna della Seggiola”, salle de Saturno en la Galería Palatina

La Galería de Arte moderna

En el otro ala del Palazzo Pitti se ubica La Galleria d’Arte Moderna, que como su nombre indica recopila una colección de cuadros y esculturas que cubren el periodo del siglo XVII hasta la primera guerra mundial.

Museo de la Porcelana

Detrás del Palacio Pitti, en el Casino del Cavaliere, un refugio personal del gran-duque de Florencia está otro de los museos temáticos, el de la Porcelana. La colección de piezas tiene la peculiaridad de que son piezas exclusivas, fabricadas específicamente para los Medici Lorena y el rey de Italia, siendo algunas regalos de otras cortes de reyes europeos.

Museo de los Carruajes

El último de los museos que encontramos dentro del complejo del Palazzo Pitti es el de los carruajes, ejemplares espectaculares decorados con una ornamentación fastuoso, y que sirvieron de método de transporte para los habitantes del Palacio.

Como llegar

El Palazzo Pitti está al lado de los monumentos principales del centro de Florencia. Apenas cruzamos el Ponte Vecchio, Via Guicciardini ya nos conduce a las puertas del Palacio, que con su fachada alargada nos ofrece una fotografía panorámica muy bella. Si estamos más lejos y queremos ir en autobús las líneas que nos acercan son la  36, 36A, 37 e 11, bajando en la parada CAMPUCCIO.

Mapa para llegar al Palazzo Pitti
Mapa para llegar al Palazzo Pitti

Información y horarios para la visita a los Museos del Palazzo Pitti

De lunes a domingo, 8.15-18.50

Cerrado los lunes, navidad, nochevieja y el 1 de mayo.

Entradas y reservas Tel. +39 055 294883 – fax +39 055 264406

Precio Galería de Arte Moderna y Galería Palatina. Reducido para jóvenes de la Unión Europea de 18 a 25 años

Precio Palazzo Pitti (incluye la Galería Palatina, el Museo de la plata, la Galería de Arte Moderno, los Jardines de Boboli, el Museo Textil y el de la Porcelana. Reducido. Si accedemos después de las 16:00 de la tarde la entrada vale aún menos.

Si se adquiere un bono se pueden combinar varios museos y al mismo tiempo ahorrarse las colas

La entrada es gratis durante la Semana de la Cultura.

Entradas en línea.

Para comprar sus entradas con antelación utilice el enlace que le dejamos abajo.