Isla de Elba

La isla de Elba es un auténtico paraíso de 28 kilómetros de largo y 19 de ancho que La isla de Elba se encuentra a tan sólo 50 kilómetros de la isla de Córcega, y a un paso de las otras islas del archipiélago a las que es posible ir a pasar el día: Pianosa, Capraia, Giglio, Giannutri, …La isla de Elba posee una riqueza excepcional, una diversidad enorme desde el punto de vista geológico: se divide en tres zonas, la zona occidental (donde se encuentra el Monte Capanne), granítica; la zona central este y oeste, donde también hay cuarzo y pórfido.

La bella localidad de Portoferraio, capital de la isla de Elba.
La bella localidad de Portoferraio, capital de la isla de Elba.

Desde el Monte Capanne (1.018 m.), la cima más alta de la isla de Elba, las vistas panorámicas de la isla son únicas: esas aguas cristalinas del Mediterráneo, playas y calas de arena blanca y luminosa, carreteras con curvas impensables que serpentean una orografía ideal para hacer senderismo y ciclismo de montaña.

Cómo llegar a la isla Elba

Para llegar a Portoferraio, hay que coger un ferry desde Piombino que sale cada 20 minutos. Al llegar al puerto percibimos la Torre del Martello, de forma octogonal, ejemplo de arquitectura defensiva, que forma parte de la Fortaleza de la Linguella, en donde podemos visitar el Museo arqueológico.

Ponteferraio

Portoferraio, la capital de la isla de Elba, se llama así porque era un puerto desde el que se exportaba hierro que fue comprado a mediados del siglo XVI por Cosme I de Médici, momento en el que se levantó la ciudad fortificada. Portoferraio todavía conserva el encanto del Renacimiento en sus murallas del siglo XVI de gran belleza arquitectónica. No dejen de visitar el casco histórico y recorrer las callejuelas que les llevarán del viejo puerto a las dos fortalezas de Portoferraio: Forte Stella, que alberga uno de los más antiguos faros de Europa, desde el que se puede disfrutar de unas vistas panorámicas excelentes del puerto y de la Villa dei Mulini, residencia de invierno de Napoleón. Por otro lado, está el Forte Falcone, situado en el punto más alto de la villa, al que se llega atravesando una tortuosa carretera. Las vistas panorámicas desde el fuerte son únicas, parecen auténticas postales.

Bella vista del Fuerte Falcone, en lo alto de la localidad de Portoferraio.

En el centro histórico encontramos monumentos históricos, iglesias, callejuelas que desembocan en terrazas panorámicas, balcones floridos. De la plaza central de Portoferraio llegarán a la iglesia de la Misericordia (s. XVII) por la Scalinata Medici y sus 140 escalones.

Uno de los rincones más auténticos de Portoferraio es el puerto, donde se reúne un gran número de gente para ver llegar las barcas y los pescadores con las capturas del día y comprar pescado fresco a buen precio. El mismo que después podrán degustar en los restaurantes de la isla. A partir de las 8, todas las mañanas, tienen cita en la Caleta Giacomo Matteotti, en el muelle viejo, si es que no prefieren ver los barcos de pesca industrial, que atracan en Banchina d’Alto Fondale, entre la terminal del ferry y el puerto viejo.

Les recomendamos también el promontorio de las cuevas, donde se encontraron ruinas de una gran villa romana en la que se aprecian todavía las decoraciones y los mosaicos de la época de Adriano. A unos kilómetros, en Magazzini, se encuentra una de las iglesias más bonitas de Elba: Santo Stefano alle Trane, de época románica, con una arquitectura muy original.

La isla de Elba y Napoleón

Todo el mundo conoce la isla de Elba porque fue el definitivo lugar de destierro de Napoleón tras la desastrosa batalla de Leipzig y el Tratado de Fontainebleau. Pero contrariamente a lo que piensan muchos, Napoleón no estuvo en prisión en la isla de Elba, sino que lo eligió como su lugar de exilio y reinó en la isla durante diez meses. Pueden seguir sus huellas y visitar el Museo Nazionale Della Residenza napoleónica, en el Palazzo dei Mulini de Portoferraio, residencia de lujo con vistas al mar, situada entre el Fuerte Falcone y el Fuerte della Stella, en el acantilado que mira al continente.

Y a 5 kilómetros al suroeste de la capital, entre bosques y viñedos, su residencia de verano, situada en lo alto de unas colinas, en San Martino. Las vistas del golfo de Portoferraio desde la terraza son únicas. Visiten la galería construida en el siglo XIX, hoy museo de exposiciones temporales (existe un billete combinado para ver ambas residencias).

Pueblos de la isla de Elba

La isla de Elba está dividida en ocho municipios: Sanpiero y Marciana, muy cerca la una de la otra; San Piero, Rio, Porto Azzurro y Portoferraio, la capital.

Marciana

Marciana es el pueblo más antiguo de la isla de Elba, y se encuentra en lo alto de una colina (375 m.), lo que proporciona unas vistas únicas de la costa. Es una de las localidades más ricas desde el punto de vista histórico y arqueológico. El Museo arqueológico, con objetos del periodo etrusco y romano encontrados en excavaciones, es particularmente interesante. Todavía conserva una estructura medieval: desde la entrada del pueblo hasta sus callejuelas escalonadas. No dejen de caminar por fortaleza, por la hermosa plaza Vittorio Enmanuele o por el paseo marítimo – la Marciana Marina – con restaurantes y cafés que miran al mar. A poca distancia encontrarán un teleférico que les llevará en unos minutos al Monte Capanne. Pero aquellos a los que les gusta el senderismo están de enhorabuena puesto que pueden hacer la ruta CAU nº1 (4h30, dificultad media) que parte de la plaza del pueblo y llega hasta San Cerbone, situado a 530 metros de altitud y, desde allí, continuar hasta el Monte Capanne.

En las calles de Marcina.
En las calles de Marcina.

Otro itinerario se encuentra entre la fortaleza del siglo XII, en la parte alta del pueblo, recorre los bosques de castaños centenarios y se termina en el Santuario della Madonna del Monte, situado en la vertiente sur del Monte Júpiter, a 627 metros de altitud. Si continúan, se encontrarán con la aldea de Poggio, con sus callejuelas pavimentadas y sus balcones floridos, las iglesias de San Nicolo y San Lorenzo, esta última, de estilo románico, considerada Monumento Nacional.

A poca distancia, en medio de bosques de castaños y robles, se encuentra la célebre agua mineral de Napoleón.

Localidades costeras pertenecientes a Marciana, como Procchio, Pomonte, Sant’Andrea y su omnipresente granito trabajado por el viento, con un agradable sendero entre las rocas (por el lado derecho de la playa) que conduce a la cala de Cotoncello, y Chiessi son muy apreciadas.

Capoliveri

Situado en la costa sur, Capoliveri se encuentra también en lo alto de una colina, que ofrece un bello panorama de esta parte de la isla. Se trata de uno de los pueblos más característicos de Elba, con una arquitectura original, que conserva el aspecto de una villa medieval con sus callejuelas serpenteantes, sus casas de piedra, las arcadas llamadas “chiassi” donde se encuentran tiendas de artesanía y restaurantes donde podrán degustar la gastronomía toscana y, por supuesto un buen vaso de vino. No olvidemos que estamos en una zona vinícola muy rica.

En la Edad Media, Capoliveri fue fortificada y de esa época data la iglesia de San Michele, de estilo románico. El pueblo está dividido en cuatro partes: la torre, la fortaleza, la muralla y el canal, y todos los años en el mes de septiembre se enfrentan con ocasión de la fiesta tradicional de la uva. Capoliveri dispone de un servicio de bus gratuito por las noches.

En la costa de Capoliveri encontramos magníficas playas y calas: cala de Morcone, Pareti, L’innamorata, y playas tranquilas como Madonna delle Grazie, Felciaio, Norsi o Naregno,…las de Lido, Margidore y Lacona son más frecuentadas.

Marciana Marina Marciana Marina es un pueblo pesquero de casas de colores y callejuelas estrechas. Muy cerca, la aldea de Cotone, un encantador pueblo pesquero con casas también de colores. No dejen de visitar la torre del puerto del siglo XVI, símbolo del pueblo.

Marina Marciana, un encantador pueblo costero en la isla de Elba.
Marina Marciana, un encantador pueblo costero en la isla de Elba.

Campo nell’Elbe

Estamos ante una localidad costera bastante turística, donde encontramos una estructura hotelera bastante importante. Aunque todavía no ha perdido del todo su autenticidad, que podemos ver en el puerto: las típicas barcas de colores amarradas que aún utilizan los pescadores del lugar. Si quieren disfrutar de unas vistas magníficas del golfo de Campo, pueden subir a Sant’Ilario y San Piero, aldeas conocidas por sus canteras graníticas y su tradición escultóricas – véanse los interesantes monumentos imperiales -. En San Piero visiten la iglesia de San Nicolo, edificada sobre los restos de un templo romano.

Entre ambas aldeas, en la carretera que lleva al Monte Perone (desde donde salen muchas rutas de senderismo), la Torre de San Giovanni, del siglo VII, y cerca, una iglesia de estilo románico pisano. En el Monte Cocchero, hay un recinto de monolitos dispuestos en semicírculo que tienen una antigüedad de 3000 años.En cuanto a las playas, están las de Cavoli y la de Fetovaia, de arena dorada.

Rio nell’Elba

Célebre por sus minas de hierro de época etrusca, Rio nell’Elba es una de las localidades más antiguas de la isla – sus orígenes remontan a la Edad de Bronce de la que encontramos huellas -. Se encuentra en la cima de una colina de 180 metros de altitud. De interés arquitectónico es la iglesia de S. S. Giacomo e Quirico, del siglo XI, el teatro Garibaldi y los antiguos lavaderos de cobre del siglo XVI. A la salida del pueblo se eleva la ermita de Santa Catarina, del siglo XVI, así como un jardín de época medieval, y los palacios del Monte júpiter y de Volterraio.

Porto Azzurro

A un paso al este de Capoliveri se encuentra Porto Azzurro, un bonito y animado pueblo costero de origen es español: fue fundada por Felipe III en 1603. Posee unos fuertes del siglo XVII: el Fuerte Focardo y el Fuerte San Giacomo, y un pequeño santuario: el santuario de la Madonna di Monserrato, del siglo XVII.

La belleza de Porto Azurro.
La belleza de Porto Azurro.

Rio Marina

Rio Marina es un pueblo pesquero conocido por sus minas de hierro, hoy centrado en el turismo. Destaca la torre hexagonal del puerto y el oratorio de San Roco del siglo XVI, así como el Museo de mineralogía. A las afueras del pueblo se encuentra la antigua mina y en la pendiente del Monte Fico, la mina de Ortano de la que se extraía pirita; al noreste de Porto Azzurro, las minas de Terra Nera y Capo Bianco. En la zona destaca la aldea pesquera de Cavo.

Playas de Elba

Desde luego la isla de Elba es un auténtico paraíso en cuanto a playas se refiere, y la variedad es inmensa. A lo largo de 147 kilómetros de litoral, encontrarán grandes playas de arena dorada, playas de arena negra, calas de piedras, …y las aguas cristalinas de color turquesa no tienen nada que envidiar a las playas del Caribe. Recuerden que la mayoría de las playas de Elba, hay profundidad enseguida, a excepción de las playas de Biodola, de Marina dei Campo, Lacona, Procchio y la de Fetovaia, en las que se hace pie todavía a una distancia de 30-40 metros. Pueden elegir las playas del sur, las que hay entre el cabo de Enfola y Portoferraio, las del golfo de Biodola, …o las magníficas y tranquilas calas de más difícil acceso,…

A muchas de ellas pueden llegar por pequeñas rutas de senderismo, como la de 2,5 kilómetros que les lleva a la playa de Enfola, a 6 kilómetros de Portoferraio. Es cierto que las que están más cerca de Portoferraio son más bulliciosas, pero de una belleza única, como la larga playa de Procchio, situada en la localidad de Marciana, a 10 km al oeste de la capital. Es una de las playas mejor equipadas de la isla. El acceso a la playa en coche parte de Campo All’Aia, mientras que el acceso a pie sale del pueblo. En temporada alta, el parking cuesta 1€/hora. Otra playa cercana a Portoferraio es Barbarossa.

En el norte, la playa Sansone, una muestra de las maravillosas playas que nos ofrece la isla de Elba.

En la costa oeste de Elba, recorriendo el magnífico litoral suroeste en coche, llegarán a dos increíbles playas: Colled’Orano y Fetovaia.

En Elba también pueden practicar el naturismo en algunas playas y calas tranquilas: la playa dell’Acquarilli, dividida en dos, se trata de una playa de piedras negras; la playa de Capo Canata, cerca de Lacona, a la que se accede desde el camping Stella Mare o desde la playa de Lacona; la playa Tombe...

Les recomendamos un paseo en kayak por las cualquiera de las calas de la isla de Elba.

Rutas de senderismo a pie o en bicicleta por la isla de Elba

La isla de Elba les ofrece un rico paisaje que podrán descubrir a pie o en bicicleta gracias a las múltiples rutas de senderismo balizadas que existen. Muchas de ellas son fáciles, por lo que son las propias para los debutantes. Eso sí, vengan provistos de un equipo adaptado. También pueden alquilar una bicicleta y darse una vuelta por la isla. Muchas de las rutas parten de Portoferraio, como la sencilla ruta de 1 hora y media que va de Santa Lucía a San Martino. En bicicleta también pueden llegar a San Martino desde Colle Reciso, una ruta de 15 kilómetros ida y vuelta.

Desde el pueblo de Marciana, hay una ruta de senderismo de 12 kilómetros que baja desde el pueblo hasta la costa de Chiessi. Las vistas panorámicas en el camino son muy hermosas.

Pero una de las grandes rutas de senderismo de la isla de Elba es una que dura tres días y que atraviesa la isla de este a oeste. A lo largo de 60 kilómetros recorrerán los puntos más interesantes, eso sí, tendrán que dormir en la costa, ya que está prohibida la acampada libre.

Ruta a pie por la costa occidental: de Marciana a Chiessi

Se trata de una ruta de 6 horas de dificultad media. Marciana, como hablamos anteriormente, es un pueblo situado en una colina. El punto de partida es la fortaleza de la parte alta del que sale un sendero pavimentado que conduce al santuario de la Madonne del Monte. Desde allí se toma el senderno nº3 que lleva a Troppolo. Disfruten de las vistas del mar y de la isla a lo largo de la ruta; si hace buen tiempo, pueden verse las islas de Capraia y de Córcega. Admiren los enormes bloques de granito en medio de castaños y de garriga. Después de Troppolo, la ruta continúa por el sendero nº3 a lo largo de unos 40 minutos hasta que nos cruzamos con el sendero nº4 que nos conduce a Pomonte. Allí comienza el descenso a Chiessi.

Magníficas vistas en la ruta de senderismo de Marciana a Chiessi.
Magníficas vistas en la ruta de senderismo de Marciana a Chiessi.

Ruta de San Cerbone

Una ruta de 4 horas y media de dificultad media que parte de Marcina, parte de la iglesia de Santa Catarina, atraviesa un bosque de castaños y se llega a San Cerbone después de 40 minutos, después sube y ogrece unas vistas panorámicas espectaculares. Más tarde la ruta es más llana, y después de una hora le llega al valle de Pedalta desde el que hay que subir a un puerto desde el que hay vistas de Córcega, Capraia, del este de la isla. El final de la ruta está en Marciana, pero antes visiten la Fortaleza Pisana (s. XII) en la parte ala del centro histórico.

Buceo y Snorkel en la isla de Elba

Las aguas cristalinas que rodean la isla de Elba son ideales para bucear. Los amantes del submarinismo, no se pierdan las aguas azul turquesa de las playas de Samson y Sorgente.

Por María Calvo para www.Turismotoscana.es