Termas en la Toscana

 

Impresionante foto de las termas de Saturnia, y las cascadas que corren por la piedra caliza. ¡No se las pierdan!. Foto de Gibi1.
Impresionante foto de las termas de Filippo, y las cascadas que corren por la piedra caliza. ¡No se las pierdan!. 

Además de ser una de las zonas más bellas de Italia con sus magníficos paisajes, y de poseer un rico patrimonio histórico y artístico en Florencia, Pisa y Siena, la Toscana es una de las regiones del mundo donde hay más termas, balnearios, spas y centros de bienestar. Lagos, estanques, piscinas naturales, riachuelos, cascadas, …deliciosas aguas termales que pueden disfrutar de forma gratuita durante todo el año. En total hay 24 estaciones termales que ofrecen al visitante la posibilidad de bañarse en magníficas piscinas naturales esculpidas por las aguas siguiendo las costumbres de los etruscos, primeros pobladores de Toscana, y de los romanos, todos amantes de las termas.

Pueden visitarlas en cualquier estación del año y disfrutar de unas aguas termales con temperaturas que varían entre los 25º C en Montecatini y 54º en Bagni di San Filipo. Si lo desean, en el sur de Toscana, por el célebre Val d’Orcia (Valle de Orcia), en la provincia de Siena, pueden realizar un recorrido por las termas públicas de entrada gratuita y perderse por algunos de los lugares más encantadores de la Toscana.

Termas de Montecatini

Las termas de Montecatini se encuentran entre las más grandes y célebres de Toscana. Situadas al oeste de Pistoia. Vale la pena la visita aunque tan sólo sea para admirar los elegantes y lujosos edificios que fueron construidos en el siglo XVI por Cosme I de Médicis, primer gran duque de Toscana, y reconstruidas en el siglo XVIII por el gran duque Leopoldo de Toscana. A principios del siglo XX, las termas de Montecatini fueron uno de los lugares más frecuentados de Toscana, y por allí pasaron personajes célebres como Giuseppe Verdi o Luigi Pirandello.

Termas de Saturnia

Las termas de Saturnia, un espectáculo natural. Foto magnífica de Gaspar Serrano.
Las termas de Saturnia, un espectáculo natural. 

Las Termas de Saturnia se encuentran al sur de Toscana, en la región de Grosseto. Su nombre procede de los romanos, concretamente de una antiguos leyenda que cuenta el enfado del dios Saturno con los humanos que le hizo lanzar un rayo a la tierra en la que surgió un volcán de agua sulfúrea, origen de las termas. El volcán del que habla la leyenda se trata del volcán extinto de Amiata, que calienta todas las aguas de la zona. Las termas de Saturnia son quizás unas de las termas más bellas y espectaculares de Toscana y recuerdan un poco a las de Pamukkale, Turquía, aunque en pequeño. Y la razón es que se trata de unas termas fuera de lo común, constituidas por una corriente de agua termal que recorre el bosque a lo largo de un kilómetro, formando numerosas pozas escalonadas y se transforma en una cascada de cuatro metros. El lugar se denomina las Cascate del Mulino, y están situadas a las afueras del pueblo, y el agua está a 37ºC.

Muchos habitantes de Roma vienen a pasar aquí las vacaciones y los fines de semana. Les aconsejamos que esperen al anochecer para disfrutar de las termas de noche, ¡toda una experiencia!.

Cerca de las Termas de Saturnia está el lago de Bolsena, que se encuentra dentro de un cráter. O el pueblo de Orvieto, a sólo 30 km, hoy conocido por estar dentro del movimiento “ciudades lentas”, que defienden un modo de vida alejado del estrés del capitalismo. Es un pueblo con un pasado etrusco y lombardo, con una magnífica catedral del gótico italiano. Llama también la atención la antigua ciudad subterránea o Parque de las Grutas.

Bagni di Lucca

Próxima de Lucca, esta pequeña localidad se hizo conocida en 1569 desde que el célebre médico italiano Gabriel Fallope afirmó haber sido curado gracias a las virtudes de las aguas termales. Más tarde, en el siglo XIX, Bagni di Lucca se puso de moda gracias a que pasaron por allí personajes céleres como Mary Shelley o Lord Byron, y aquí se construyó el primer casino de Italia en 1839.

En la actualidad pueden visitar unas termas que conservan el encanto de antaño y bañarse en unas aguas con temperaturas que oscilan entre los 36ºC y los 54ºC, ricas en calcio, sodio y magnesio.

Bagni San Filippo

Espectaculares las termas conocidas como Bagni di Filippo. Foto de Jacob Reinhardt.
Espectaculares las termas conocidas como Bagni di Filippo.

Las termas de San Filippo se encuentran al sur del Valle de Orcia, en la carretera que va de Pienza a la abadía de San Salvatore, a los pies del Monte Amiata, lo que ofrece al viajero un entorno espectacular. Podemos llegar a ellas por la misma carretera que nos lleva a Siena. Poseen cinco fuentes de agua azufrada con propiedades altamente curativas, lo que hace de ella una de las termas más frecuentadas de Toscana. Pero los visitantes vienen también atraídos por la belleza de las piscinas naturales y las cascadas en medio de los bosques de castaños, encinas y helechos. Hay una enorme roca de piedra blanca calcárea (la “Ballena blanca”) desde donde cae el agua y a los pies de la cual se encuentran las piscinas, algunas de bastante profundidad. Desde alguna de las pozas, las vistas del bosque y de la montaña Amiata son espléndidas. Como curiosidad, las aguas de las termas de San Filipo llegan a los 48ºC en invierno. Los mejores meses para ir son de marzo a noviembre.

A un paso de las termas de San Filipo pueden visitar Catiglione d’Orcia, una ciudad medieval típica del Valle de Orcia, con su torreón (la Rocca Aldobrandesca) desde donde pueden contemplar unas magníficas vistas panorámicas del pueblo y de la montaña Amiata.

Bagno Vignoni

A tan sólo una decena de kilómetros de los Baños de San Filipo, hacia Siena y Castiglione d’Orcia, se encuentra este pueblo de origen romano conocido desde la Antigüedad por sus baños termales, Bagno Bignoni. En la plaza principal del pueblo hay una gran piscina rectangular del Renacimiento alimentada por una fuente de agua caliente procedente del Monte Amiata, un volcán extinto de los Apeninos. No son las aguas termales más espectaculares de Toscana, sí son bastante originales, ya que hacen las veces de plaza del pueblo.

Por otra parte, no olviden que se encuentran en pleno corazón del Valle de Orcia, por lo que pueden visitar Pienza, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, con auténticas joyas arquitectónicas: la catedral, el palacio comunal y el palacio Piccolomini, desde cuyos jardines tienen unas vistas espectaculares del Valle de Orcial.

Situadas cerca de Bagno Vignoni están las Termas de Chianciano, o San Chianciano Terme, aunque no son públicas. Eso sí, el acceso es gratuito a las termas de San Casciano. Pero la particularidad de estas últimas es que la temperatura del agua es de 35,7º, por lo que es más recomendable venir en verano.

Un remanso de paz. No dejen de visitar alguna de las magníficas termas de la Toscana. Foto de A-Anything.
Un remanso de paz. No dejen de visitar alguna de las magníficas termas de la Toscana. 

Termas de Pietrolo

Para terminar, están las termas de Pietrolo, muy cerca de Siena, siguiendo la carretera Siena-Grosseto. Están situadas cerca del río Merse y son unas de las termas más caliente de Toscana. Disponen de pequeñas piscinas de agua caliente y una más grande de agua fría, y el paso de unas a otras produce una increíble sensación de bienestar.

Lista de las principales termas de Toscana:

1. Bagni di Lucca
2. Bagni San Filippo
3. Bagno Vignoni
4. Campiglia Marittima
5. Casciana Terme
6. Chianciano Terme
7. Cinquale
8. Elba
9. Equi Terme
10. Gambassi Terme
11. Impruneta
12. Monsummano Terme
13. Montecatini Terme
14. Montepulciano
15. Monticiano
16. Radicondoli
17. Rapolano Terme
18. San Carlo Terme
19. San Casciano dei Bagni
20. San Giuliano Terme
21. Saturnia
22. Uliveto Terme