Visitas de los jardines y villas toscanos

Jardines de Boboli en Florencia.
Jardines de Boboli en Florencia.

Los jardines toscanos están ineludiblemente ligados a los palacios y las mansiones que los acogen. Desde el Renacimiento y hasta el siglo XIX, la arquitectura defensiva de la edad media fue evolucionando para volverse más palaciega y residencial. Con al llegada de nuevas ideas como el humanismo que valoraba la estancia terrena de los hombres, la arquitectura se embellece y se vuelca sobre el placer y el hedonismo. El desarrollo del capitalismo y la economía crea también una burguesía que intenta desmarcarse del pueblo y que se asocia en Italia a la nobleza para marcar las diferencias sociales. La cultura y la arquitectura se convierten en maneras de mostrar el ascenso y las diferenciaciones sociales. Hoy en el siglo XXI podemos disfrutar de esas muestras de belleza, pero también de historia y de economía.

Los Palacios y Villas toscanas suelen contar con jardines, la mayoría de origen renacentista. Los Medicis, dinastía gobernante de la Florencia medieval y moderna dan nombre a un estilo de palacios que se extienden más allá de la propia ciudad florentina.

Uno de los ejemplos es el palacio Medici-Ricardi, antigua residencia desde Cosme el Viejo hasta Lorenzo el Magnífico. El palacio y su jardín fueron construidos por Michelozzo, pero el resultado final del siglo XV ha sido bastante modificado. Como todos los palacios de esta época, cuentan con numerosas obras de los pintores, escultores y artesanos de la gran Florencia.

Jardines de Boboli, junto al Palazzo Pitti en Florencia.
Jardines de Boboli, junto al Palazzo Pitti en Florencia.

Sin embargo, el ejemplo que siempre se cita para descartar la magnificencia de los jardines toscanos es el jardín de Boboli al otro lado del Arno situado justo después del Palazzo Pitti. Inmenso jardín lleno de monumentos y estatuas romanas, medievales, y de la edad moderna.

Cerca de este se encuentra la Villa Gamberaia, con un jardín también celebre por sus setos, cipreses que crean formas imaginativas y espectaculares.

Otro gran jardín es el jardín de los Simples (Giardino dei Semplici), que pertenece al Museo de la Universidad de Florencia.

Muy visitado por los turistas por su amplitud, sus monumentos y las vistas, nocturnas o diurnas, es el Parque de las Rosas (Giardino delle Rose) y la colina de San Miniato del lado sur de Florencia.

Y aún en Florencia no se olviden del Parco delle Cascine, de los jardines de la familia Rucellai cerca de la iglesia de Santa María Novella.

También muy cerca, al sur de Florencia, en Oltrarno se encuentran los Jardines Bardini.

Al norte en Fiesole, la ciudad que vigilia desde las alturas a la gran Florencia, cuenta también con varios jardines, para cuya visita les recomendamos que busquen un guía autorizado ya que varias de estás villas y jardines, como las florentinas pertenecen a Universidades norteamericanas y británicas y la visita debe reservarse. Entre las más destacadas se hallan la Villa y jardín Medici, también llamada Il Palagio; la Villa Peyron; el Castillo de Poggio; el Castillo de Vincigliata; la Villa Maiano; la Villa Balze; Villa Nieuwenkamp; Villa Il Roseto y la Villa I Tatti.

Villa Poggio en Caiano. Una de las residencias de los Medici.
Villa Poggia en Caiano. Una de las residencias de los Medici.

De camino a Montecatini Terme también encontramos numerosas villas de estilo Medici. La ciudad, centro balneario hasta principios del siglo XX posee numerosas residencias y palacios. Antes en Caiano se halla la Villa Poggia a Caiano construida en 1480 para Lorenzo el Magnifico. También propiedad de los Medicis, poco después se encuentra la Villa du Castello (1477). La Villa La Petraïa de 1530 posee jardines aterrazados y setos tallados.

Continuando por los antiguos dominios de los Medici nos dirigimos a Lucca. En la bella ciudad amurallada y sobre todo en sus alrededores encontramos otros ejemplos de villas y jardines toscanos.

Por ejemplo la Villa Rospigliosi reconstruida por el Papa Clemente IX en Lamporecchio. El jardín de la Villa Reale di Marlia, también cerca de Lucca es un gran ejemplo de jardín barroco del XVIII aunque transformado en 1811 para la hermana de Napoleón que en esa época se convirtió en princesa de Lucca.

La villa Torrigiani del XVI y XVII es una buena muestra de la mezcla del manierismo, tanto en la arquitectura, en la decoración y la escultura. Jardín cerrado con parterres y setos, escaleras y grutas artificiales.

Visitas guiadas a las villas y jardines de Toscana.

Existen muchas más villas y jardines, algunos privados y que sólo pueden visitarse gracias a la mediación de amigos o conocidos. SI tiene interés en conocer y visitar los jardines y las villas toscanas, escríbanos y le pondremos en contacto con nuestros amigos toscanos. Nuestra especialista en jardines y villas le asesora sobre que visita realizar y como hacerla y le conseguirá las entradas organizando una visita guiada inolvidable.

Más información: info@turismotoscana.es