Borgo a Mozzano y el Puente del Diablo

El Puente del Diablo (ponte del Diavolo) en italiano del pueblo Borgo a Mozzano en la provincia de Lucca es no sólo sugestivo por la belleza de la estructura que permite el paso por el río Serchio, si no por la legenda que trae adosada desde hace siglos. Borgo a Mozzano es un pequeño pueblo de la comarca de la Garfagnana, conocido por el puente con forma de espalda de burro (“schiena d’asino”).

Puente del Diablo en Borgo a Mozzano
Puente del Diablo en Borgo a Mozzano

Historia del Puente del Diablo

Más allá de la legenda y la fama suscitada por la historia del diablo, el puente della Maddalena es de por si una obra de ingeniería medieval sumamente resolutiva. Se presupone que su construcción allá por los siglos XI-XII fue deseo de la condesa Matilde di Canossa, siendo bautizado con su nombre por una estatua de veneración y protección de Maddalena. Este hecho se atestigua gracias al oratorio homónimo construido en el siglo XIV en las inmediaciones, ya que la estatua de Maddalena en el puente no se conserva.

En el siglo XIII bajo el dominio de la zona del condontiero Castruccio Castracani se restauró, situación que se produjo repetidamente a lo largo de los siglos, con intervenciones que por contra pusieron en riesgo su conservación. En 1670 un documento recoge la prohibición de pasar por el puente con las pesadas piedras de molino, con el objeto de no hundirlo. Ya en el siglo XX el paso de la línea de tren supuso modificaciones importantes en su estructura, con la apertura de un nuevo arco.

La forma alargada del puente, que distribuye el peso de las piedras a través de arcos asimétricos

Legenda del Puente

Las cosas que a simple vista no puede explicar la razón o la lógica tienden a mezclarse en el terreno ambiguo de las leyendas o la magia. En este caso la legenda del puente de Borgo a Mozzano está relacionada con el diablo, ya que ha resultado inexplicable como un puente de dimensiones tan colosales ha podido erigirse con unas precarias técnicas constructivas.

Según la tradición oral la construcción del puente se rebeló desde el principio complicada y el maestro de obras, desesperado ante la fecha fijada para su finalización lloraba frente al río Serchio. El diablo se le presentó y le propuso un pacto, el  intercambio del alma del primero que pasase el puente a cambio de terminarlo en una noche. El hombre aceptó y el diablo finalizó el encargo consiguiendo que no se derrumbase ante el peso de las piedras.

Vista del Ponte del Diavolo
Vista del Ponte del Diavolo

El constructor, arrepentido se confiesa a un religioso que le convence de que mantenga el pacto, pero que haga pasar un cerdo (o un perro blanco según otra versión de la leyenda) por el puente para que el diablo cobre su recompensa.  Al día siguiente impide pasar a las personas y empuja a un cerdo al otro lado, enfureciendo al diablo que se lanza a las profundidades del río, sin tener más noticias de él. La leyenda también cuenta que en las tardes de otoño un perro blanco aparece aullando rabiosamente, prometiendo venganza.

Es curioso como esta historia fantástica es muy similar a la de otro puente llamado Puente del Diablo, el de Ponte Gobbo en Bobbio, en Piacenza. En ambas la moraleja viene proporcionada por la fé cristiana, como único paliativo contra el mal, significando un motivo más para creer, en un contexto medieval donde la razón se sustituía con fé y con dogmas para explicar la lógica.

Como llegar al Ponte del Diavolo

Ubicado en las  afueras de Borgo a Mozzano, está a menos de media hora de Lucca en coche. Hay un aparcamiento a lo largo de la carretera SS 12 del Abetone y el Brennero, frente a un restaurante, desde donde vamos a pié hasta el puente.

Ubicación del Puente del Diablo