Cortona, escenarios de la película Bajo el Sol de Toscana

Toda persona que se precie de ser romántica y que haya explorado el top de las 10 películas que abarcan éste género, tendría que haberse encontrado en la lista, con ésta, una de las que más miel derraman y referente obligatorio de éste apartado, y es que no sólo lo es por la historia de amor en la que se centra, entre la belleza atemporal de Diane Lane y el mar azul de los ojos de Raoul Bova, sino por el lugar idílico donde se desarrolla: La Toscana.

Bajo_el_sol_de_la_Toscana-186949998-large
Cartel de la película Bajo el Sol de la Toscana, rodado en Cortona

Bajo el Sol de Toscana, es una película que nace a partir del libro del mismo nombre, fruto de la imaginación de Frances Mayes, autora y protagonista de éste. Que florece a través de las vivencias en primera persona, de la escritora y de su vida en Italia.

"Bramasole" La casa real de la autora Frances Mayes en Cortona
“Bramasole” La casa real de la autora Frances Mayes en Cortona

La historia es ficticia, pero el amor por el país, su gastronomía, su gente y sus casas es real. Sí, la arquitectura es una de las cosas que más atrapó a Mayes y es por ello que la trama transcurre, entre otras muchas cosas, en la renovación de una mujer a través de la recuperación de una casona en ruinas, ésta escritora de profesión, tras su reciente divorcio, pierde toda inspiración, abrumada y deshecha por la ruptura, hace un “break” en su vida y lleva a cabo un viaje de 10 días a la región de la Toscana, donde comienza éste proceso de auto-sanación a medida que avanza la remodelación del inmueble y las vivencias que allí le esperan. Un antes y un después habrá tras su estancia en Toscana.

Campiñas Toscanas
Campiñas Toscanas

Y es que cómo no habría de ser así, en un lugar mágico, donde se vive bien, se come bien y se consiente a los 5 sentidos. Para todo viajero también, resulta en un enamoramiento perenne el estar “Bajo el Sol de Toscana”, acariciando con sus rayos las campiñas toscanas.

El escenario donde tiene lugar ésta historia es Cortona, en la provincia de Arezzo, donde reside también la autora del libro, aunque realmente muchas de las locaciones se llevaron a cabo en Montepulciano, otro pueblo de la Toscana, portador de una gran belleza.

Cortona en lo alto de la colina con espléndidas vistas de las campiñas
Cortona en lo alto de la colina con espléndidas vistas de las campiñas

Sin embargo, lo que nos corresponde aquí, es hablar de la fuente de inspiración de la autora, el pueblo de Cortona, el cual se ha visto en la mira de aquellos turistas curiosos que quieren vivir de cerca la aventura de Frances Mayes y que, quizás con la esperanza de hallar su “Bramasole” (la villa que ella se da a la tarea de restaurar), les cruza la idea de establecerse allí, de imaginar que esa felicidad momentánea y esa sensación de bienestar puede durar toda la vida; un instante romántico, que por otra parte, todos hemos experimentado alguna vez en el trascurso de un viaje ideal.

Cortona se caracteriza por su arquitectura medieval y que encierra un pasado etrusco, conservando aún parte de la antigua muralla que la rodea.

Una invaluable colección de la cultura etrusca y, quizás la más importante y rica, es la que se conserva en el Museo dell’Accademia Etrusca (MAEC), ubicado en el histórico Palazzo Casali que data del siglo XIII. Así como algunas tumbas y un altar custodiado por esfinges.

Patio de el Palazzo Casali
Patio de el Palazzo Casali, escenario del rodaje

Pero no sólo podemos encontrar éstas urnas funerarias etruscas repartidas por toda la ciudad, sino que en Cartona, sus callecitas empinadas también guardan un especial encanto que permite descifrar las huellas de Francisco de Asís en su paso por aquí en el siglo XIII. Donde fundó una ermita conocida como La Celle y en el que uno de los atractivos turísticos, descansa en la celda que se dice ocupara en aquel tiempo.

Una de las postales que más nos familiarizan con Cortona es, sin duda, la del Palazzo Comunale, que fuera construido en el siglo XII sobre las ruinas del antiguo Foro Romano de la ciudad, hoy sede del Municipio de Cortona.

Palazzo Comunale en la plaza principal de Cortona
Palazzo Comunale en la plaza principal de Cortona

El pueblo de Cortona además ostenta un pasado renacentista y que mejores ejemplos palpables de ello, que la Iglesia de Santa Maria Delle Grazie al Calcinaio construida en el siglo XV dentro de la cual se encuentra la “Madonna de Calcinaio” a la que se le conoce como una imagen milagrosa y la Iglesia de Santa Maria Nuova, edificada más tarde, otro compendio de ésta época se encuentra en el Museo Diocesano, donde se hallan las piezas de arte de exponentes del Renacentismo como Luca Signorelli y Fra Angelico.

Otro atractivo a destacar, es la Fortezza di Girifalco, que Cosme I de Médici mandará a construir hacia el siglo XVI en su fisonomía actual, porque ésta tiene un pasado histórico vertiginoso, primero con los etruscos, después ocupada y utilizada por los godos, lombardos y romanos y, posteriormente, en la Edad Media.

El Santuario de Santa Margherita y en el fondo se aprecia la Fortezza Medicea di Girifalco
El Santuario de Santa Margherita y en el fondo se aprecia la Fortezza Medicea di Girifalco

Por si fuera poco, cuenta con múltiples iglesias de belleza espectacular como son, por supuesto el Duomo di Santa Maria Assunta, la Iglesia di San Domenico, la Basílica di Santa Margherita, entre otras.

Así que para todos los fans del film “Bajo el Sol de Toscana”, ya saben, no sólo es el escenario perfecto de una historia de amor, sino una ciudad con un pasado cultural enriquecedor.

Aunque la historia no termina aquí, Frances (Diane Lane), después de vivir una tórrida y pasional noche con Marcello (Raoul Bova), la lleva al pueblo donde radica para conocer a su familia y su pequeño paraíso, Positano, ubicado en la Costa Amalfitana. Y sí, las vistas son de ensueño y sí, Marcello es la perfecta escultura de un dios romano tallado en mármol y si dice “Positano”, con ese melodioso acento italiano y mirándonos a los ojos, ¿quién puede resistirse a acompañarle? Pero ¡centrémonos! Lo es que un hecho es, que Positano, aún sin Marcello, vale la pena ser visitado. Aunque éste se encuentra en la región de Campania, en la orilla del Golfo de Salerno, por lo que hay una distancia aproximada de unos 450 km entre éste y Cortona, así que éste pueblito nos compete más hablar de él en nuestra web de www.blog-italia.com Continuará…

Una de las secuencias de Frances en Positano
Una de las secuencias de Frances en Positano

Lo que sí que queremos desearles es…¡Qué su estancia en Cortona o Positano sea de película!