Pistoia

Pistoia es parte de esa Toscana menos ajetreada por las rutas turísticas que a menudo se centra en las maravillas de Florencia, sin tener en cuenta ciudades que como Pistoia están a apenas 35 km. De hecho, al estar a medio camino entre Lucca y Florencia, Pistoia es la etapa ideal para una parada de medio día para conocer la ciudad, comer en sus encantadores restaurantes y emprender el itinerario por la Capital de la Cultura en Italia en 2017.

Gistroa del Orso en Pistoia
Giostra del Orso en Pistoia en la plaza del Duomo

La Plaza del Duomo en el centro histórico cerrado al tráfico, es el vértice donde convergen el conjunto más importante de edificios religiosos y políticos de la ciudad medieval. Por un lado la catedral, consagrada a San Zeno, obispo a comienzos del siglo IV, con la estatua  del santo acompañada de la de San Jacobo -patrón de la ciudad- atenta a todo lo que acontece en la plaza. Se cuenta que fue el obispo quién procuró obtener las reliquias de San Jacobo que estaban en Santiago de Compostela, para que la ciudad de Pistoia pudiera honrar así a su patrón.

La estructura y decoración del Duomo han sido continuamente alterados a lo largo de los siglos con elementos que se superponen al edificio románico del siglo XI. Si entramos al interior de la iglesia el elemento más apreciado es el altar de plata de San Jacobo que guarda las reliquias del santo, un trabajo cuidadoso de la orfebrería gótica de maestros toscanos, y que hoy se ubica en la Capilla del Crucifijo.

Al flanco izquierdo de la Catedral encontramos el Campanile, el campanario de 67 metros que surge de las bases de una antigua torre longobarda, con sus tres órdenes de loggias pisanas y la cúspide del siglo XVI, reconstruida cada vez que los terremotos castigaban la ciudad al final de la Edad Media. El campanario se puede visitar después de comprar el ticket en la oficina de turismo de la plaza del Duomo, y acometer las 200 escaleras que llevan hasta lo alto, desde donde el panorama de Pistoia invita a retratarla con fotos aéreas. A la derecha de la catedral el Palazzo dei Vescovi (Palacio de los Obispos) acoge la Oficina de Turismo de Pistoia (APT). El edificio de ladrillos cuenta con una loggia de arcos góticos, restaurado en 1981 y donde se invita en un recorrido arqueológico a conocer el pasado a través de las estelas etruscas, fragmentos del muro de la ciudad antigua o un horno romano.

Plaza de la Catedral de Pistoia
Campanile y Duomo en la Plaza de la Catedral de Pistoia

Sin salir de la plaza de la Catedral la figura inconfundible del Baptisterio di San Giovanni in Corte, con su planta típica octogonal que ha perdido su labor religiosa para ser un espacio habitual de la agenda cultural de Pistoia. Si bien su origen es del siglo XIII, la fisonomía que prevaleció fue la gótica donde el mármol de Prato blanco y verde bicromado que se alterna sigue la tradición pisana. En el centro del interior la fuente bautismal de Lanfranco di Como preside la solemnidad del Battistero.

Detrás del Baptisterio en la Piazza della Sala se celebra el mercado, cortejado por una serie de tiendas históricas entre las que hay enotecas y restaurantes con los que “alimentar” el apetito histórico que nos depara el centro de Pistoia. En el centro de la plazita el pozo de mármol llamado “del Leoncino” desaparece entre hortalizas los días de mercado, celebrado desde hace siglos en el mismo lugar.

Inmediatamente después, si giramos la cabeza desde el centro de la plaza vemos el Palazzo del Podestà, sede del tribunal de justicia actualmente, como el resto del conjunto de estilo gótico pero con una ampliación importante en el siglo XIX.

Completando la plaza hallamos el Palazzo di Giano o del Comune, sede del gobierno de la ciudad desde que en 1.294 se levantase, En 1.348 se completo con las dimensiones actuales y en 1.637 se  finalizó el anexo que lo une con la catedral;  la antigua iglesia de Santa Maria Cavaliera y la torre medieval de Catilina.

Dejamos la Piazza del Duomo por F. Pacini para dirigirnos al antiguo  Ospedale del Ceppo, en la piazza Giovanni XXIII. Fundado en el siglo XIII tuvo un papel fundamental en 1.349 con la llegada a Europa de la Peste Negra que diezmó enormemente la población. En la fachada adornada de la loggia porticada está el friso horizontal de terracota pintada obra de los escultores Benedetto Buglioni y Giovanni della Robbia, conocido como el Freggio Robbiano. Ilustra las siete escenas de la Misericordia, asistencia hospitalaria que proporcionaba el centro en la Edad Media y Moderna.

Detalle del friso Freggio Robbiano del Ospedale del Ceppo
Detalle del friso Freggio Robbiano del Ospedale del Ceppo

Lamentablemente no se puede visitar su interior, si bien hay una visita guiada por parte de los subterráneos que dura una hora y donde se recorren los túneles  que recorren el subsuelo, visitando además la sala de anatomía de la antigua Escuela Médica del Ceppo, en el jardín del Ospedale; y el museo dei ferri chirurgici (de los utensilios quirúrgicos).

Resaltamos otros monumento relevantes de Pistoia como son la iglesia de San Giovanni Forcivitas, con su amplia fachada de mármol blanco y verde; la iglesia de San Pier Maggiore, San Bartolomeo in Pantano; San Michele in Cioncio; Sant’Andrea, con el púlpito obra de Pisano; Madonna dell’Umiltà con su cúpula octogonal factura de Vasari;  Santissima Annunziata, famosa por el claustro de los muertos con sus lunetas decoradas, y la Biblioteca San Giorgio, la de mayor tamaño de la Toscana.

Los amantes del arte encontrarán interesantes la visita a los museos de Pistoia entre los que el Museo Civico, el Museo Diocesano o el Museo Marino Marini (arte contemporáneo) son los principales.

Y en cuanto a eventos y fiestas en junio y julio se celebra el “Arts and Crafts”  con productos típicos de Pistoia, además del festival de blues en julio, o la más importante, la Giostra del Orso que revive la vida medieval del 1.300, con desfiles, justas y evocación de la vida y costumbres.

Existen visitas guiadas de la ciudad para aquellos que deseen este tipo de excursiones,

Excursiones por la provincia de Pistoia

Además del centro de la capital de la provincia, a través de una serie de excursiones podemos conocer un buen puñado de pueblos que guardan pequeños grandes tesoros.

Collodi es el pueblo célebre por un ser inanimado, o mejor dicho que cobró vida para hacerse tan famoso que ni Disney se pudo resistir a su historia. Hablamos de Pinocho, el muñeco de madera que se hizo niño, y que en Collodi cuenta con un parque temático ideal como actividad para niños en las vacaciones por la Toscana.

Los Apeninos nevados se ven desde la ciudad y el pico del Abetone no está demasiado lejos, lo que permite esquiar en invierno.

Como llegar a Pistoia

Las formas más fáciles de llegar son en tren o en coche. El primero siguiendo la autopista A11 hasta la salida de Pistoia. Hay que recordar que el centro está cerrado al tráfico, pero se puede aparcar fácilmente cerca de la estación o en los parkings del  Stadio, Pertini o Cellini que tienen un servicio de lanzadera en autobús hacia el centro.

Llegar en tren es muy cómodo ya que en apenas 40/50 minutos llegamos desde Florencia y evitamos el tráfico. La estación está en la Plaza Dante Alighieri.

Mapa y plano de Pistoia
Mapa y plano de Pistoia